Beneficios del vínculo entre niños y animales

Las mascotas se han convertido en un integrante más de las familias, pues su amor incondicional, ternura y la felicidad que generan son solo pequeñas cosas que se pueden mencionar del por qué se han ganado un lugar tan especial en los hogares.

Ahora, es claro mencionar que si en casa hay niños, no hay mejor compañía que un perro o un gato, no solo por diversión y distracción sino por los múltiples beneficios que propician cuando se está en la etapa de la niñez.

Mediante su crecimiento se le asignan tareas como compromiso de tener una mascota, lo cual van asociando con el valor de la responsabilidad, empezando por tareas fáciles como lo es cambiar el agua, jugar y darle su comida.

Por otra parte los animales son percibidos como un apoyo emocional, lo que permitirá un desarrollo físico y emocional asertivo. Con este compañero de juegos su niñez será proactiva, creativa y alegre, lo que también le permitirá una adecuada relación con el mundo externo.